lunes, 22 de diciembre de 2014

Tips sobre viajes en el embarazo


Si el médico no te ha dicho lo contrario puedes viajar durante el embarazo y siguiendo estos consejos:





Realiza períodos de descanso.
No es recomendable que viajes a lugares con escasos servicios sanitarios.
En la recta final del embarazo evita los viajes muy largos.
Lleva siempre contigo tu cartilla maternal, donde se recogen los datos más significativos respecto a la evolución de tu embarazo y será muy útil para el personal sanitario en caso de que surjan problemas.
Si viajas en coche no olvides abrocharte el cinturón correctamente (a la altura de la cadera y nunca sobre el abdomen), descansa cada dos horas para favorecer la circulación sanguínea, dando pequeños paseos.
Viajar en avión no está contraindicado. Aquí puedes leer información al respecto: Viajar en avión durante el embarazo

domingo, 21 de diciembre de 2014

Controles durante el embarazo

Es importante para tu salud y la de tu hijo/a que acudas lo antes posible a tu médico.





La forma de acceso es a través de Atención Primaria donde de­berás pedir cita con tu médico de cabecera que pedirá analítica de sangre y orina, para confirmar tu embarazosaber tu estado vacunal y en general tu estado de salud. Te recetará los suple­mentos de ácido fólico, yodo y hierro si lo necesitas, y te derivará a la matrona y al ginecólogo que serán quienes lleven a cabo el seguimiento de tu gestación. Te irán indicando las diferentes consultas y pruebas que te conviene realizar, dónde acudir en el momento del parto así como la planificación de las distintas actividades de educación grupal donde te enseñarán todo lo que debes saber acerca de tu embarazo, parto y puerperio; así como cuidado del recién nacido, lactancia y ejercicios físicos adecua­dos a tu nuevo estado.
La matrona te entregará la cartilla de embarazada  que es el do­cumento donde se anotarán los datos más importantes recogi­dos en los controles que te realicen.
La cartilla debes llevarla siempre contigo, sobre todo a las revi­siones del ginecólogo, matrona, médico de cabecera, en caso de viajar para que cualquier personal sanitario que te atienda conozca la evolución de tu embarazo.
No debes automedicarte, sólo toma lo que te haya recetado tu médico ya que pondrías en grave peligro a tu hijo/a, especial­mente en el primer trimestre.
Siempre que acudas al médico o te realicen pruebas diagnósticas tienes que advertir que estás embarazada.
Las visitas recomendadas son cada 4 semanas hasta la semana 36, cada 2 semanas hasta la semana 38 y semanalmente hasta el final del embarazo. Estas visitas se irán alternando con el gi­necólogo y la matrona.

jueves, 29 de diciembre de 2011

La Fecundación in vitro

El término in vitro es un término en latín que significa en cristal. Se utiliza porque en los primeros experimentos biológicos en los que se realizaban cultivos de tejidos fuera de los organismos vivos de los cuales procedían, se realizaban en contenedores de cristal, tales como tubos de ensayo, probetas o placas de Petri. En la actualidad, el término in vitro se refiere a cualquier procedimiento biológico que se realiza fuera del organismo en el que tendría lugar normalmente, para distinguirlo de un experimento in vivo donde el tejido permanece dentro del organismo vivo en el que normalmente se encuentra. Coloquialmente, a los bebés concebidos a través de FIV se les denomina bebés probeta, refiriéndose a contenedores de cristal o plástico denominados probetas, que se utilizan frecuentemente en los laboratorios de química y biología. Sin embargo, normalmente la fecundación in vitro se realiza en placas planas denominadas placas de Petri; las placas de Petri utilizadas más a menudo están producidas en plástico, sin embargo, el nombre FIV sigue conservándose. 

Indicaciones
Inicialmente la FIV se desarrolló para superar situaciones de infertilidad debidos a problemas en las trompas de Falopio, pero posteriormente se observó que la técnica tenía éxito también en otros casos de infertilidad. La introducción de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) soluciona en gran medida los problemas de infertilidad masculina. Para que un tratamiento de FIV tenga éxito, es necesario disponer de ovocitos sanos, espermatozoides que puedan fecundarlos y un útero que pueda mantener un embarazo. Aunque en algunos países los tratamientos de FIV están cubiertos por los servicios sanitarios sociales, normalmente se recurre a esta técnica cuando otras opciones han fallado, debido a que la FIV conlleva costes elevados. La FIV puede utilizarse también en mujeres menopáusicas, utilizando ovocitos procedentes de una donante. Asimismo es una técnica que puede considerarse en pacientes que han sufrido una pérdida total o parcial de fecundidad debido a un tratamiento agresivo frente a una patología grave (como el cáncer).


Fecundación In Vitro
Una vez en el laboratorio, los ovocitos extraídos se limpian, eliminando las células que los rodean y preparándolos para la fecundación. Los ovocitos deben permanecer al menos 4 horas en el incubador hasta su inseminación, es decir, aproximadamente 40 horas tras la inducción de la ovulación que sería el momento de la ovulación espontánea. Al mismo tiempo, el semen se prepara para la fecundación, eliminando las células inactivas, el fluido seminal y se realiza su capacitado. Si el semen proviene de un donante, probablemente habrá sido preparado antes de ser congelado y puesto en cuarentena, y cuando sea descongelado estará listo para usar. Existen distintos protocolos de FIV pero todos se basan en el mismo principio: el esperma y el ovocito se incuban juntos (en un ratio de aproximadamente 75.000:1) en un medio de cultivo simple con glucosa durante unas 18 horas. Concentraciones superiores de espermatozoides pueden producir fecundaciones anómalas (poliespermia) y una menor concentración de espermatozoides puede producir fallos de fecundación. Cuando el recuento de espermatozoides es bajo, un único espermatozoide se inyecta directamente en el ovocito, mediante la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). Trascurrido 18-20 minutos se comprueba la fecundación, que ya debería haber ocurrido. Como los ovocitos se fecundan en los primeros 20 minutos de exposición, hay autores que a la media hora lavan los ovocitos para evitar la exposición a ROS. El cigoto humano de 15 a 20 horas tras la concepción permanece en el estadio de pronúcleos (PN). Se considera que la fecundación es correcta cuando el cigoto presenta dos PN y dos corpúsculos (CP). A veces es difícil interpretar los cP y se valoran como correctamente fecundado cualquier embrión con dos PN. Cualquier otra combinación se considera anormal y se descarta. El óvulo fecundado se pasa a un medio de cultivo especial y se mantiene durante alrededor de 48h hasta que alcanza el estadio de 6-8 células. Embrión de 8 células listo para ser transferido. Hay estudios realizados que demuestran que la liofilización del esperma de ratón permite el desarrollo de embriones normales tras la inyección de oocitos.

Fuente: semanas de embarazo

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Primeros Síntomas Del Embarazo

El embarazo es la realización y formación de uno o más embriones o fetos en las hembras de los mamíferos, incluyendo seres humanos, dentro de sus cuerpos. En un embarazo se puede encontrar un embarazo múltiple (por ejemplo, en el caso de gemelos o trillizos). El embarazo humano es el más estudiado de todos los embarazos de mamíferos.

El embarazo humano dura aproximadamente 9 meses entre el momento de la última menstruación y el parto (38 semanas a partir de la fecundación). El término médico para una mujer embarazada es gestante, al igual que el término médico para el bebé potencial embrión (primeras semanas) y luego el feto (hasta el nacimiento).

Una mujer que está embarazada por primera vez que se conoce como una primigesta o una mujer embarazada 1, una mujer que nunca ha estado embarazada que se conoce como una mujer embarazada 0; de manera similar, los términos para 0, para 1 y así sucesivamente se usan para el número de veces que una mujer ha dado a luz.

En muchas sociedades en definiciones médicas y legales, el embarazo humano es algo arbitrariamente dividido en tres períodos (trimestres), como medio para simplificar la referencia a las diferentes etapas del desarrollo fetal.

El período durante el primer trimestre conlleva el mayor riesgo de aborto involuntario (muerte natural del embrión o feto). Durante el segundo trimestre el desarrollo del feto puede empezar a ser controlado y diagnosticado. El tercer trimestre marca el comienzo de la viabilidad, lo que significa que el feto podría sobrevivir si se produce un nacimiento prematuro.

Antes del comienzo del embarazo, un ovocito femenino (óvulo) debe unirse, por un espermatozoide masculino en un proceso conocido en medicina como la "fertilización", o comúnmente (aunque tal vez erróneamente) como la "concepción".

En la mayoría de los casos, esto ocurre a través del acto sexual, en el que un hombre eyacula dentro de una mujer, liberando su esperma. Aunque el embarazo comienza en la implantación, a menudo es conveniente para la fecha del primer día del último período menstrual de la mujer. Esto se utiliza para calcular la fecha estimada de parto (EDD).

Tradicionalmente (según la regla de Naegele, que se utiliza para calcular la fecha estimada de entrega, o EDD), un embarazo humano es considerado que tenga una duración aproximada de 40 semanas (280 días) desde la última menstruación (LMP), o 37 semanas (259 días) a partir de la fecha de la fecundación. Sin embargo, un embarazo se considera que ha llegado a término entre las semanas 37 y 43 desde el comienzo de la última menstruación. Los bebés que nacen antes de la marca de 37 semanas se consideran prematuros, mientras que los bebés nacidos después de la marca de 43 semanas se consideran posmaduros.

Según Merck, la norma para el embarazo humano es que dura 266 días desde la fecha de la fertilización. Este es de 38 semanas, o aproximadamente 8 meses gregorianos y los días 22.5, o 9.0 meses lunares). A contar desde el comienzo del último ciclo menstrual de la mujer, la norma es de 40 semanas (la base de la regla Naegele).

De acuerdo con la misma referencia, menos del 10% de los nacimientos se producen en la fecha de vencimiento, el 50% de los nacimientos se encuentran dentro de una semana de la fecha de vencimiento, y casi el 90% dentro de dos semanas. Pero no está claro si esto se refiere a la fecha de vencimiento calculada a partir de un sonograma o principios de la última menstruación (ver más abajo).

Aunque estos son los promedios, la duración real del embarazo depende de varios factores. Por ejemplo, el primer embarazo tiende a durar más que los embarazos posteriores.

La fecha exacta de la fertilización es importante, ya que se utiliza en el cálculo de los resultados de diversas pruebas prenatales (por ejemplo, en la prueba de triple). Una decisión podría ser hacer inducir el parto si se percibe que el bebé está atrasado. Las fechas de vencimiento son sólo una estimación aproximada, y el proceso de forma precisa a salir con un embarazo se complica por el hecho de que no todas las mujeres tienen ciclos menstruales de 28 días con la ovulación en el día 14 después de su último período menstrual. Aproximadamente el 3,6% de todas las mujeres dan a luz en la fecha prevista por LMP, y el 4,7% dan a luz en el día previsto por ultrasonido.

El comienzo del embarazo puede ser detectado de distintas maneras, incluyendo varias pruebas de embarazo que detectan hormonas generadas por la placenta recién formada. Pruebas clínicas de sangre y de orina pueden detectar un embarazo poco después de la implantación, que es ya en 6-8 días después de la fecundación. Las pruebas de embarazo caseras son pruebas de orina personales, que normalmente no pueden detectar un embarazo hasta por lo menos 12-15 días después de la fecundación. Con ambos ensayos los clínicos y los del hogar, sólo puede detectar el estado del embarazo más no puede detectar su edad.

En la fase posterior a la implantación, el blastocito segrega una hormona llamada gonadotropina coriónica humana que a su vez, estimula el cuerpo lúteo en el ovario de la mujer para seguir produciendo progesterona. Esto actúa para mantener el revestimiento del útero para que el embrión siga siendo alimentado. Las glándulas en el revestimiento del útero se hinchan en respuesta al blastocisto, y los capilares se verán estimulados a crecer en esa región. Esto permite al blastocisto recibir los nutrientes vitales de la mujer.

Las pruebas de embarazo detectan la presencia de gonadotropina coriónica humana.

Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/embarazo-articulos/cuales-son-los-primeros-sintomas-del-embarazo-4286527.html

martes, 27 de diciembre de 2011

Cuidado con la diabetes en las embarazadas

Un tipo de diabetes que se manifiesta durante el embarazo podría desaparecer al dar a luz, pero sigue siendo una amenaza considerable para la salud futura de la madre, que demasiadas veces es pasada por alto.

Aproximadamente la mitad de las mujeres que tienen diabetes gestacional llegan a desarrollar diabetes de tipo 2 después del nacimiento de su vástago.

Pueden haber pasado meses o hasta años. Sin embargo, nuevas investigaciones indican que menos de una de cada cinco de esas mujeres vuelve a tomarse un examen exploratorio de la diabetes dentro de los seis meses después de dar a luz.

Ese es el primero de los exámenes que deben tomarse periódicamente para prevenir el retorno de la diabetes. La investigación, del laboratorio Quest Diagnostics, dice que, de saberlo, muchas de esas madres podrían tomar medidas para reducir la posibilidad de la reaparición de la diabetes que puede llegar acompañada de complicaciones como enfermedades cardíacas y lesiones renales.

“Es casi como si uno abriera una especie de ventana al futuro”, comparó la doctora Ann Albright, especialista en diabetes en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). “Esta es una población que realmente debería ser enfocada para su intervención”, agregó. Y más futuras madres podrían engrosar sus filas.

La Asociación Estadounidense de Diabetes recomienda un cambio en el modo de examinar a las embarazadas para identificar más casos leves que en la actualidad, sobre la base de algunos estudios recientes que hallaron que tratar aun a esas madres facilita el alumbramiento.

Si los obstetras se adhieren, tiene el potencial de duplicar los diagnósticos, aunque la mayoría de los casos leves sólo necesita mejor nutrición y ejercicios y no medicamentos para la diabetes, advierte la asociación.

Nuevos cálculos de los CDC indican que casi 26 millones de estadounidenses padecen alguna forma de diabetes, en su gran mayoría el tipo 2 que se asocia al exceso de peso. Decenas de millones más tienen suficiente azúcar en la sangre para ser considerados prediabéticos.

Las mujeres pueden tener diabetes del tipo 2 o el tipo 1, dependiente de la insulina, en el momento en que quedan embarazadas. A estas mujeres se les insta a controlar estrictamente su diabetes para evitar una serie de riesgos para ellas y sus bebés.

Sin embargo, según los CDC, del 2% al 10% de las embarazadas desarrolla diabetes por primera vez durante el embarazo, del tipo gestacional. De no atenderse, el alto nivel de azúcar en la sangre puede hacer que el feto crezca demasiado, exigiendo cesáreas o partos prematuros.

También puede desencadenar una dolencia potencialmente mortífera llamada preclampsia, que asimismo aumenta el riesgo de que el bebé llegue a ser obeso de adulto.

Os recomiendo el artículo sobre las semanas del embarazo

Anemia durante el embarazo

Hoy nos ocuparemos de una afección muy frecuente durante el embarazo: la anemia por deficiencia de hierro. Éste es un tema de control obligado ya que no tratar este problema puede ocasionar problemas de salud muy graves tanto en el bebé como en la madre. Aquí encontraréis una breve guía con la información más relevante al respecto.

La anemia es una afección causada por la baja cantidad de glóbulos rojos de la sangre o por su baja cantidad hemoglobina (una proteína presente en los glóbulos rojos), cuya función es transportar el oxígeno a diferentes tejidos y órganos del cuerpo. Para que el organismo pueda producir la cantidad necesaria tanto los glóbulos rojos como de hemoglobina, el cuerpo requiere de ciertas vitaminas y de hierro.

Cuando estamos embarazadas, aumenta el volumen de sangre ya que nuestro bebé obtendrá de ella los nutrientes necesarios para su crecimiento. Entre ellas, consumirá enormes cantidades de hierro, pudiendo ocasionar que no tengamos suficiente cantidad para que nuestro organismo produzca glóbulos rojos y hemoglobina en forma adecuada.

El problema de la anemia en el embarazo por deficiencia de hierro es usual entre las embarazadas, especialmente si se dan durante la gestación otras situaciones como: vómitos frecuentes, embarazosanteriores recientemente, o una alimentación baja en hierro.Los síntomas de la anemia son variados, y no necesariamente se dan en forma combinada: cansancio fácil, debilidad, dolor de cabeza, agitación, fatiga, mareos, dificultad para respirar, frecuencia cardíaca aumentada, baja concentración, falta de memoria y calambres en las pantorrillas.Muchos de los síntomas de la anemia por deficiencia de hierro se asemejan a los síntomas del embarazo, por ello es fundamental realizar las pruebas de diagnóstico necesarias para la detección de estaenfermedad. Dentro de los controles del embarazo, deberás realizarte diferentes análisis de sangre en el embarazo y con ellos tu médico podrá chequear cuál es el estado de tus glóbulos rojos.

Ejercicio durante el Embarazo


Para que una mujer embarazada tenga una óptima gestación y posterior alumbramiento es muy importate que durante los 9 meses de su embarazo realice diversas clases y tipos de ejercicios, como los ejercicios para abdominales, estiramiento muscular constante y, claro esta y muy importante, ejercicios de respiración así llegará muy bien preparada al momento de dar a luz a una hermosa criatura. Los ejercicios en el embarazo son muy importantes.
Para empezar las abdominales y embarazo están ligadas muy de cerca, pues este ejercicio es uno de los más completo para que la madre o mujer embarazada fortalezca la zona que más afectada se verá después del alumbramiento.Pero obviamente este no es el único ejercicio recomendado para las mujeres en estado de gestación.
Las abdominales claramente en la vida normal se utilizan para verse mejor y sentirse muy bien, además es una clara demostración de un óptimo estado de salud pero realmente son muchos los Consejos para unas abdominales perfectas, aquí simplemente nombraremos este ejercicios como el fundamento primario para optimizar el embarazo y dar a luzuna critura saludable y que la madre no tenga que sobre esforzarse para recuperar el físico y look que tenía antes de estar embarazada.
Estos son algunos de los ejercicios y prácticas físicas más recomendadas para las mujeres embarazadas:
* Yoga durante el embarazoEl yoga es fantástico para trabajar los músculos sin demasiado impacto en sus articulaciones. La mayoría de las técnicas de respiración yoga son utilizados en una buena preparación para el parto, que le ayudan a mantener la calma y respirar constantemente durante las contracciones. El yoga también mejora la postura, que ayuda con el dolor de espalda y puede incrementar la flexibilidad. Esto hará que el parto posiciones, como en cuclillas, más fácil.
* Correr: Correr durante el embarazo tiene muchos beneficios. Es un entrenamiento inmejorable cardiovascular, que puede ser largo, corto o como la mujer embarazada desee ya que se puede administrar. Pero si no se está acostumbrado a correr, es mejor no hacerlo cuando se está embarazada. Caminar es más seguro y es preferible para quien no tenga lapráctica.
* Caminar: Caminar es una opción más segura si no estás acostumbrado a correr. Una caminata de una milla de largo tres veces a la semana puede ayudar a mantenerte en forma, y el aire fresco puede ayudar a combatir renovarte los pulmones y el aparato respiratorio. Tenga en cuenta usar zapatos flexibles e ideales para el deporte, tratar de mantenerse estable en el suelo sin saltos, no camine durante las horas más calurosas del día y mantengase hidratada.
* Gimnasio (GYM): Los aeróbicos son muy buenos para el corazón y los pulmones, y mejora el tono muscular. Si inicia un programa de ejercicio aeróbico, empiece por no hacer más de 15 minutos de ejercicio continuo por tres veces a la semana. Trate de aumentar de manera gradual hasta un máximo de una sesión de 30 minutos, cuatro veces a la semana.
* Nadar: La natación tiene varios beneficios, incluyendo una mejor circulación, un mejor tono muscular y el aumento de la resistencia. Trate de practicar este ejercicio durante 30 minutos, tres a cuatro veces por semana. Es importante encontrar un movimiento que sea cómodo para usted, y así evitar mucha actividad en la piscina. Muchos grupos ejecutan una serie de clases de natación prenatal.

articulo.org